Noticias

El pasado 27 de junio liberamos las águilas de Bonelli que se encontraban en la fase aclimatación al entorno de liberación en pleno Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, en la Comunidad de Madrid. A las dos semanas de la liberación, de momento algunas de estas ocho aves permanecen en la zona de liberación y otras están realizando movimientos más amplios por la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Castilla y León. Os seguiremos informando en los próximos días de cómo evolucionan.

Momento de la salida de la "jaula-hacking" de una de las águilas de Bonelli liberadas en la Comunidad de Madrid.

La colaboración con los cazadores locales es uno de los hitos más destacables en el trabajo que el equipo de AQUILA a-LIFE está realizando en Navarra, una de las zonas de liberación de águilas de Bonelli de nuestro proyecto. Involucrar al sector cinegético es una estrategia clave para AQUILA A-LIFE y los pasos que hemos dado en esta dirección están siendo satisfactorios. Mientras tanto, de los seis ejemplares liberados esta temporada en territorio navarro, sobreviven tres.

Las seis águilas de Bonelli liberadas en 2019 en Navarra reposan dentro del jaulón de aclimatación.

¿Sabéis cuál es una de las cosas que más nos motiva en el día a día del proyecto? Pues algo tan estimulante como que entidades y profesionales involucrados de una manera u otra en la conservación del águila de Bonelli nos acompañen a los sitios donde trabajamos y conozcan las acciones que llevamos a cabo. Precisamente durante el pasado mes de junio tuvimos varias interesantes visitas a la zona del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (Madrid) donde estamos liberando águilas de Bonelli.

Desde un "hide" o escondite anejo, Manuel Paredes, de Iberdrola, mira por un cristal espía al interior del jaulón de aclimatación donde fueron ubicadas las águilas de Bonelli.

El pasado 21 de junio GREFA, en representación del proyecto europeo AQUILA a-LIFE, se reunió en Madrid con la Asociación de Empresas de Energía Eléctrica (Aelec). Dado que la electrocución en los tendidos eléctricos es la principal amenaza para el águila de Bonelli, la especie con la que estamos trabajando, involucrar a las grandes compañías del sector en la solución al problema tiene un interés máximo para nosotros. El encuentro fue un primer paso positivo en ese camino.

A vista de dron, unos operarios corrigen un tendido eléctrico peligroso para las aves en la provincia de Toledo.