Inicio

Suscribete a nuestro Newsletter

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

Cuanto sabes de aves

Un año más, y ya van más de diez haciéndolo, GREFA ha liberado águilas de Bonelli en la Comunidad de Madrid para continuar con el reforzamiento de la población de esta rapaz en el centro peninsular, en el marco del proyecto AQUILA a-LIFE. Son siete pollos los que hemos aclimatado y liberado en 2021, de los que sobreviven seis, que han encontrado en "Lubrina", hembra liberada hace dos años, la tutora perfecta.

Seis de las águilas de Bonelli reintroducidas en la Comunidad de Madrid en 2021, acompañadas de la hembra "Lubrina", identificada por el círculo amarillo y que está posada en la parte externa del "jaulón-hacking".

En un principio el método de liberación para el águila de Bonelli que empezó utilizando GREFA hace más de una década fue el del "hacking abierto" tradicional, pero algunos quebraderos de cabeza sobre todo con la exposición a depredadores nos llevó a evolucionar hacia un sistema de "hacking cerrado". Esta modalidad permitía un mayor control y protección de los pollos, aunque la mejora definitiva vendría con el salto a la "jaula-hacking", ya que a la seguridad aumentada del recinto cerrado se sumaba además una mucha mejor aclimatación y fijación al territorio de los ejemplares introducidos.

Otro reto nos ha venido impuesto por el propio éxito del proyecto: cada vez que en la zona donde actuábamos se formaba una nueva pareja de águilas de Bonelli teníamos que trasladar la "jaula-haking" a otro territorio para futuras reintroducciones: el macho y la hembra recién emparejados no habrían tolerado la presencia de nuevos individuos y les hubiesen atacado sin contemplaciones.

Volviendo al presente, os presentamos ahora los siete pollos liberados en 2021: "Noria", "Canaleja", "Luca", "Nena", "Lobo", "Tejo" y "Solana". Todos ellos proceden de desnides en Andalucía, comunidad autónoma que dada su buena población de águila de Bonelli actúa como donante de ejemplares extraídos de nidos naturales que cuentan con más de un pollo. De nacimiento por lo tanto cuatro son almerienses y los tres restantes granadinos, pero puede decirse que ya todos ellos son ya madrileños de adopción.

Tres de las águilas de Bonelli liberadas en 2021 en la Comunidad de Madrid, junto a la hembra "Lubrina", liberada en 2019, que es la que aparece más a la derecha. Las cuatro aves reposan en unas rocas tras haber estado volando juntas.

Primeras semanas en la "jaula-hacking"

La cronología de los primeros meses de vida de estas aves ha sido la siguiente: tras el desnide en Andalucía los siete pollos pasaron por el Hospital de Fauna Salvaje de GREFA en Majadahonda (Madrid) para una exhaustiva revisión veterinaria y valorar su estado general. Seis estaban completamente sanos o precisaron solo pequeñas curas y tratamientos leves, por lo que al cabo de unos días pudieron ser introducidos en la "jaula-hacking", situada en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. Un séptimo ejemplar, "Solana", presentaba heridas en una de sus patas, que requirieron más atención e hicieron que se incorporase con algo de retraso con respecto a sus compañeras al nido artificial.

Estamos a mediados del pasado abril. Durante las siguientes semanas, y mientras permanecen en el interior de la "jaula-hacking", el personal de GREFA les aporta comida y comprueba que todo vaya bien. Gracias a este seguimiento pudimos ver que "Solana" presentaba una cojera aguda que no guardaba relación con su patología previa pero que requirió extraerla de la jaula para que pudiera ser explorada y atendida por los veterinarios, devolviéndola de nuevo al recinto unos días más tarde.

Sin más sobresaltos y dos meses después de haberlas introducido en el "jaulón-hacking", es decir, a mediados de junio, procedimos a abrir la instalación. Nuestras siete amigas habían completado su crecimiento y su periodo de aclimatación y estaban listas para volar libres. ¡Ahora es cuando empezaban sus grandes retos y nuestras principales preocupaciones!

"Lubrina" (a la izquierda) juega en vuelo con una de las águilas de Bonelli jóvenes liberadas en 2021 en la Comunidad de Madrid.

Aparece en escena "Lubrina"

La primera preocupación nos la iban a crear nuestras propias águilas de Bonelli, concretamente una hembra, "Lubrina", liberada en este mismo lugar dos años antes y fijada ya al territorio. "Lubrina" todavía no ha conseguido atraer un macho a su lado con el que emparejarse, pero aún así dudábamos de cómo iba a recibir a los pollos una vez que estos saliesen de la jaula e invadieran sus dominios.

Tras unos primeros vuelos intimidatorios de "Lubrina" con los que no teníamos del todo claro si marcaba y amenazaba a sus congéneres o si solo les ponía a prueba y les incitaba a unirse a ella, pronto pudimos comprobar que había adoptado el papel de nodriza dispuesta a tutelar a sus nuevos e inexpertos compañeros. Las enseñanzas de "Lubrina" iban a resultar de vital importancia para nuestro grupo de jovenzuelos, como ya ocurrió hace unos años con otra de nuestras hembras más emblemáticas, "Haza".

Cuatro de los pollos de águila de Bonelli liberados en la Comunidad de Madrid en 2021, cuando estaban en la parte de la "jaula-hacking" convertida en un nido artificial.

Así como el liderazgo de "Lubrina" iba a servir para mantener agrupados y aprendiendo a marchas forzadas a la mayoría de los pollos, hubo uno de ellos, "Nena", que por alguna razón no congenió con el grupo y se desmarcó de los demás. Con más tendencia desde el principio a alejarse del lugar en el que habían sido liberadas, "Nena" terminó apareciendo muerta un mes más tarde, el 12 de julio, en un paraje próximo a San Agustín de Guadalix (Madrid). Gracias al emisor GPS que con la ayuda técnica del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico colocamos a todas las águilas de Bonelli que liberamos, dimos aviso rápidamente a los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid para el levantamiento del cadáver. Estamos actualmente pendientes conocer las causas de la muerte de "Nena" a partir de la necropsia que se le ha realizado y las muestras enviadas a laboratorio.

Seis de los siete pollos de 2021 siguen por lo tanto surcando los cielos con sus fabulosos planeos y picados, y junto a ellos y al frente de la escuadrilla nuestra querida "Lubrina", ¿Que será en los próximos meses de "Noria", "Canaleja", "Luca", "Lobo", "Tejo" y "Solana"? La respuesta a esta y otras preguntas esperamos poder darla pronto si seguís atentos a lo que os vayamos contando.

Miembros de GREFA con dos pollos de águila de Bonelli, instantes antes de introducirlos en la "jaula-hacking" construida en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Uno de los pollos de águila de Bonelli liberados en la Comunidad de Madrid, sobre la báscula, momentos antes de ser marcado con GPS en el hospital de fauna de GREFA.

YA FUE NOTICIA

Vuelan con éxito cuatro águilas de Bonelli nacidas en 2021 en la Comunidad de Madrid
https://aquila-a-life.org/index.php/es/8-noticias-espanol/396-vuelan-con-exito-cuatro-aguilas-de-bonelli-nacidas-en-2021-en-la-comunidad-de-madrid

Cinco águilas de Bonelli ya están en la 'jaula-hacking' como primer paso de su liberación en la Comunidad de Madrid
https://aquila-a-life.org/index.php/es/8-noticias-espanol/313-cinco-aguilas-de-bonelli-ya-estan-en-la-jaula-hacking-como-primer-paso-de-su-liberacion-en-la-comunidad-de-madrid

e-max.it: your social media marketing partner