Noticias

“Izki”, “Ermitaño”, “Fuenfría” y “Saccaia”. Son los nombres de cuatro águilas de Bonelli liberadas y seguidas por AQUILA a-LIFE. Tienen también en común que todas ellas, en algún momento de su ciclo vital, fueron tiroteadas. Estos casos recientes nos confirman la necesidad de actuar contra la impunidad de quienes disparan a especies protegidas por la ley, al mismo tiempo que reforzamos el trabajo de sensibilización y educación ambiental.

Imagen de foto-trampeo del águila de Bonelli "Ermitaño" sobre una plataforma de alimentación en la zona de Navarra donde fue liberada el año pasado.

Recientemente se ha cumplido el primer año de AQUILA a-LIFE, proyecto que como sabéis cuenta con fondos europeos y en el que participan socios de España, Italia y Francia con el objetivo de favorecer la recuperación del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental. La Fundación Natura Parc es la entidad encargada de llevar a cabo las acciones del proyecto en Mallorca, con el objetivo de consolidar la nueva población insular de la especie.

Toma de medidas de un ala de uno de los pollos de águila de Bonelli nacidos en Mallorca en 2018, instantes antes de colocarle un emisor GPS. Foto: Francisco Márquez / AQUILA a-LIFE.

Tras diversas reuniones de coordinación entre la Fundación Natura Parc (FNP) y la Federación Balear de Caza, el pasado 2 de febrero, bajo el marco de AQUILA a-LIFE, miembros activos del sector cinegético en todas sus vertientes fueron acogidos en una jornada de aproximación e intercambio. El encuentro se celebró en la sede de la FNP en Santa Eugenia (Mallorca), con la finalidad de consolidar un vínculo entre nuestro proyecto y el sector cinegético, para contribuir así a la conservación del águila de Bonelli y, en general, de la biodiversidad insular.

Javier Álvarez, responsable del proyecto AQUILA a-LIFE en Mallorca, se dirige a los representantes del sector cinegético asistentes al acto.

Un total de 5.300 apoyos (postes y torretas de tendidos eléctricos) han sido visitados y revisados por el Equipo Tendidos de AQUILA a-LIFE para detectar las electrocuciones de aves. Tras un año de muestreos por toda España se han encontrado nada menos que 416 cadáveres de aves pertenecientes a casi treinta especies, entre ellas la amenazada águila de Bonelli, la rapaz en la que se centra nuestro proyecto y una de las que más bajas por electrocución registra.

Un águila de Bonelli seguida por GPS yace electrocutada al pie de un tendido eléctrico de la provincia de Toledo, tras ser localizada por el Equipo Tendidos de AQUILA a-LIFE.

Desde el proyecto AQUILA a-LIFE seguimos corrigiendo tendidos eléctricos peligrosos para el águila de Bonelli, en esta ocasión a través de la asociación GREFA y en la provincia de Toledo. Era una intervención muy especial, puesto que en los apoyos de la provincia de Toledo donde acabamos de actuar murieron dos de las águilas de Bonelli liberadas en la Comunidad de Madrid en los últimos años.

Dos técnicos aislan los puntos peligrosos en el apoyo donde se electrocutó el águila de Bonelli "Touvent".