Inicio

Suscribete a nuestro Newsletter

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

Cuanto sabes de aves

La expansión de la población de águila de Bonelli del sur de Portugal, que nidifica en árboles, es el interesante tema de la tesis doctoral recientemente leída por Andreia Dias, que obtuvo por este trabajo una calificación de "sobresaliente cum laude". Queremos dar la enhorabuena a esta bióloga portuguesa, colaboradora de AQUILA a-LIFE, por ampliar el conocimiento sobre la especie en la que se centra nuestro proyecto.

Águila de Bonelli en su nido del sur de Portugal, emplazado en un gran eucalipto. Foto: Andreia Dias.

No pudo tener mejor director de tesis nuestra amiga y colaboradora Andreia que Joan Real, de la Universidad de Barcelona, uno de los mayores expertos en águila de Bonelli, al cual conocemos muy bien ya que su equipo ha estado asesorando sobre la reintroducción de esta especie en Mallorca, primero con el proyecto LIFE Bonelli y ahora con el AQUILA a-LIFE, en lo que se refiere a aspectos demográficos. Pero ahora queremos felicitar a la ya doctora Dias por ahondar en el conocimiento del águila de Bonelli y de su importante población portuguesa.

Andreia trabaja actualmente en España en el Equipo de Especialistas en Manejo de Fauna Silvestre del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco). Como integrante de este equipo colabora estrechamente con AQUILA a-LIFE en el marcaje con emisores GPS de las águilas de Bonelli que están siendo liberadas en las zonas de España e Italia donde actúa este proyecto europeo.

A continuación resumimos algunas de las conclusiones más relevantes de la tesis de Andreia:

  1. En la mayor parte de su distribución, las águilas de Bonelli anidan en acantilados. Sin embargo, en los años noventa se descubrió en el sur de Portugal una población que anida casi exclusivamente en los árboles. Es una tendencia además que está aumentando tanto en esta población como en otras zonas de la Península Ibérica.
  2. Los ejemplares de la población portuguesa de águilas de Bonelli que anidan en los árboles mostraron mayor longitud del cuerpo, envergadura, longitud y anchura de la cabeza, anchura de tarso y longitud de la cola.
  3. La población arborícola de águilas de Bonelli del sur de Portugal ocupa un ecosistema novedoso que contiene nuevas combinaciones de especies y paisajes que han surgido gracias a la acción humana, a saber, los eucaliptos.
  4. Las áreas de nidificación están asociadas a las zonas más abruptas del terreno, dentro de los territorios, y también pueden estar relacionadas con la presencia de árboles adecuados para la nidificación y con menos molestias humanas. Estas áreas también se ven menos afectadas por las operaciones de manejo forestal.
  5. Esta estrategia les da la posibilidad de ampliar su distribución a zonas hasta ahora no ocupadas y, por lo tanto, de mejorar el estado de conservación de la especie. Los núcleos que son demográficamente autosuficientes pueden actuar como fuentes para la colonización de nuevas áreas con características de hábitat diferentes.
  6. Las principales medidas de conservación para esta población deberían incluir una correcta gestión del hábitat en toda la zona donde se encuentra la especie, con especial atención a la conservación de los árboles de gran porte, a la reducción de la mortalidad y la degradación del hábitat causada por las líneas eléctricas y los parques eólicos, así como a garantizar una menor perturbación de las actividades forestales.

Andreia Dias durante una jornada de trabajo de campo en Fuerteventura. Foto: Víctor García.

Más sobre AQUILA a-LIFE

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta septiembre de 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia). Apoya la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Más información, en http://aquila-a-life.org

 

e-max.it: your social media marketing partner