Accueil

Suscribete a nuestro Newsletter

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

Cuanto sabes de aves

Una vez más el nombre de una de las águilas de Bonelli de nuestro proyecto ha quedado tristemente asociado a la mayor amenaza para esta especie: la electrocución. "Montazo", nacido en 2020 en la Comunidad de Madrid, ha ido a morir en los últimos días de 2021 en la Campiña Sevillana. Su caso es el más reciente pero no el único que en las pasadas semanas se ha saldado con electrocuciones de ejemplares seguidos por AQUILA a-LIFE.

El águila de Bonelli "Montazo", muerta por electrocución en la provincia de Sevilla, con su anilla y el arnés que sujeta el emisor GPS visibles. Foto: Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía.

"Montazo" es hijo de "Haza" y "Bélmez", la pareja más veterana y experimentada de la que se han creado gracias al proyecto AQUILA a-LIFE en la Comunidad de Madrid. "Haza" y "Bélmez" son dos ejemplares reintroducidos por GREFA que conseguirían criar por primera vez en el año 2019, tras más de 25 años de ausencia del águila de Bonelli en la Sierra Oeste de Madrid. Al año siguiente sacarían adelante dos pollos, siendo uno de ellos "Montazo", quien año y medio después ha tenido la mala fortuna de sufrir una electrocución letal.

El tendido en cuestión es propiedad de Endesa, lo que hace una vez más patente la urgente necesidad de que las compañías eléctricas asuman la responsabilidad ineludible que tienen de prevenir las muertes de aves en sus instalaciones. El emisor GPS que portaba "Montazo" permitió su localización, tras lo cual Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía se personaron en la zona, perteneciente al término municipal de Utrera (Sevilla), para levantar acta de la electrocución de este ejemplar.

El caso de "Montazo" es un serio aviso de que no hay nada tan urgente como atajar las electrocuciones en las zonas por donde se mueven las águilas de Bonelli. Prueba de ello son otras recientes electrocuciones de águilas de Bonelli seguidas por AQUILA a-LIFE que por desgracia hemos conocido recientemente y que han convertido las últimas semanas de 2021 en fatídicas para las aves de nuestro proyecto. Así, a principios del pasado noviembre se electrocutaba en Talamanca del Jarama (Madrid), "Torcal", un ejemplar que liberamos en 2019 y de cuyo caso os daremos más información en breve.

Apoyo eléctrico de diseño peligroso para las aves en el que se electrocutó "Montazo", en Utrera (Sevilla). Foto: Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de Andalucía.

Los casos de 'Lojo' y 'Arejos'

"Lojo", nacido en 2018, y "Arejos", nacido en 2021, resultaron electrocutados los pasados 25 de noviembre y el 22 de diciembre, respectivamente, el primero en Loja (Granada) y el segundo en Alhama de Murcia (Murcia). En ambos casos se trata de águilas de Bonelli que habían sido marcadas como pollos en nido con GPS en Andalucía oriental para poder seguir sus movimientos al echar a volar.

"Lojo", que al igual que "Montazo" también murió en un tendido eléctrico de Endesa, era un ejemplar reproductor que ya estaba emparejado. "Arejos" fue rescatado con vida por agentes medioambientales y técnicos de la Región de Murcia, pero la gravedad de sus lesiones hace que su situación actual sea irreversible.

Hablamos de una sangría inasumible que desde AQUILA a-LIFE ponemos todo nuestro empeño en atajar. Un buen número de compañías eléctricas ya colabora con nuestro proyecto en la corrección de los tendidos peligrosos para las águilas de Bonelli que reintroducimos y seguimos, pero la implicación y el esfuerzo del sector debe ser mucho mayor habida cuenta de la gran cantidad de ejemplares de esta y otras especies que siguen electrocutándose.

Imagen de fototrampeo de la pareja de águila de Bonelli "Haza" y el macho "Bélmez", junto con sus pollos del año 2020, uno de los cuales es "Montazo". Foto: GREFA y Soul Natura.

Los pollos de águila de Bonelli nacidos en 2020 de la pareja formada por "Haza" y "Bélmez", cuando fueron capturados momentáneamente para colocarles un emisor GPS. El que aparece a la derecha es "Montazo". Foto: GREFA.

El águila de Bonelli "Arejos" en el momento de ser recogida tras resultar gravemente electrocutada en Alhama de Murcia (Murcia). Foto: Agentes Medioambientales de la Región de Murcia.

 

Más sobre AQUILA a-LIFE

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta septiembre de 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia). Apoya la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. Más información, en http://aquila-a-life.org

Agradecimientos:

A José Rafael Garrido y a los Agentes de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía. A Mario León Ortega y a los Agentes Medioambientales de la Región de Murcia.

YA FUE NOTICIA

Las águilas de Bonelli de la Comunidad de Madrid sacan adelante 7 pollos en 2020, su año más exitoso
https://aquila-a-life.org/index.php/es/area-de-prensa/prensa/notas-de-prensa/324-nota-de-prensa-las-aguilas-de-bonelli-de-la-comunidad-de-madrid-sacan-adelante-7-pollos-en-2020-su-ano-mas-exitoso

 

e-max.it: your social media marketing partner