Inicio

Suscribete a nuestro Newsletter

banner biblioteca

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

En un operativo realizado por primera vez con el águila de Bonelli, una pareja primeriza de esta especie ha podido "salvar" su temporada reproductora gracias a que ha adoptado en su nido en árbol a un pollo criado en cautividad. Tras serle retirado su propio huevo, que no llegó a eclosionar, la hembra "Haza" y el macho "Belmez" ya están cebando con toda normalidad a su hijo adoptivo, cumpliendo así las esperanzas desde el proyecto AQUILA a-LIFE de que esta pareja reproductora pueda completar con éxito la crianza del pollo.

Revisión veterinaria del pollo de águila de Bonelli nacido en el centro de cría de la especie de GREFA. Foto: Francisco Márquez.

Tanto "Haza" como "Bélmez" son águilas de Bonelli que fueron cedidas por la Junta de Andalucía, procedentes de nidos naturales de la provincia de Jaén. Tras su reintroducción en la Sierra Oeste de Madrid como una de las acciones del proyecto LIFE Bonelli, ambas aves formaron pareja y se asentaron territorialmente en 2016 en la misma zona de liberación. Y en este año 2018, como hemos contado recientemente, esta pareja nos llenó de alegría cuando pudimos confirmar que estaban incubando su primera puesta [https://goo.gl/QhVFKn].

De esta manera, "Haza" y "Bélmez" se convertían en una nueva pareja reproductora en un área tan valiosa para la especie como es la Comunidad de Madrid y en general toda la zona centro peninsular, al mismo tiempo que aumentan la riqueza de la biodiversidad de la Sierra Oeste madrileña, donde esta rapaz había desaparecido hace más de 25 años.

El pollo de águila de Bonelli, a punto de ser introducido en un vehículo para su traslado al nido de "Haza" y "Bélmez". Foto: Francisco Márquez.

Sin embargo, al entusiasmo inicial le sucedió la frustración de comprobar que el huevo de estas queridas águilas de Bonelli no eclosionó a su debido tiempo. Sin resignarnos a lo que parecía un fracaso reproductivo, desde AQUILA a-LIFE, el proyecto que ha recogido el testigo de la recuperación de la especie tras la finalización de LIFE Bonelli, se nos ocurrió recurrir a uno de nuestros centros de cría de esta rapaz, el de GREFA, en Majadahonda, Madrid (el otro centro de cría del proyecto está en Vendée, Francia, gestionado por Christian Pacteau, de LPO/UFCS).

Como en las instalaciones en Majadahonda (Madrid) de GREFA, socio coordinador de AQUILA a-LIFE, ya había nacido un pollo de águila de Bonelli en cautividad por esas fechas, se decidió el traslado de este ejempar al nido de "Haza" y "Bélmez", tras serle retirado a la pareja el huevo fracasado. Anque este tipo de traslocaciones ya han sido realizadas por GREFA con otras grandes águilas, era la primera vez que se hacía con el águila de Bonelli. Pero las dudas que pudiésemos albergar sobre cómo iba a funcionar esta familia "reconstruida" han quedado despejadas cuando hemos podido observar que el pollo adoptado está ya siendo cebado por sus nuevos progenitores.

Momento en el que el pollo de águila de Bonelli es extraído del vehículo, ya en la zona donde se sitúa el nido de "Haza" y "Bélmez". Foto: Francisco Márquez.

En este vídeo grabado el pasado 14 de abril por el biólogo de AQUILA a-LIFE Juanjo Iglesias se observa cómo la hembra "Haza" ya ceba al nuevo pollo con normalidad:

Colaboración desde la Comunidad de Madrid

Agradecemos el apoyo de la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid a la hora de poner en marcha este operativo, así como la imprescindible colaboración sobre el terreno de los Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid, tando de la Comarca XI como de los especialistas en trabajos de altura.

Recordemos que el año pasado ninguna de las pocas parejas reproductoras de águila de Bonelli que viven o se mueven habitualmente por la Comunidad de Madrid llegó a criar. Esperemos que 2018 sea un buen año para "Haza" y "Bélmez" y en general para el águila de Bonelli y que las acciones de AQUILA a-LIFE sirvan para afianzar las poblaciones de esta especie en el centro peninsular.

El pollo de águila de Bonelli, ya en su nuevo nido, junto a una codorniz muerta para que le sirva de alimento hasta que los padres adoptivos empiecen a cebarle. Foto: Francisco Márquez.

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extension de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva, para ayudar a la restauración de los ecosistemas donde habitaba antaño la especie. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones. El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia).

Nuestro colaborador el fotógrafo de la naturaleza Francisco Márquez documentó todo el operativo del traslado del pollo de águila de Bonelli al nido de "Haza" y "Bélmez", como podéis comprobar en esta galería fotográfica:

e-max.it: your social media marketing partner