Inicio

Suscribete a nuestro Newsletter

banner biblioteca

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

Los tendidos eléctricos se vuelven a llevar por delante dos águilas de Bonelli en la provincia de Toledo. Se llamaban "Turón" y "Azul" y ambos eran ejemplares liberados y seguidos por GPS gracias al ya concluido proyecto LIFE Bonelli. Desde el nuevo proyecto AQUILA a-LIFE lanzado en favor de esta misma especie estamos ya trabajando intensamente en las zonas donde se han producido estas electrocuciones para desactivar lo que se ha revelado como uno de los principales puntos negros actuales para la especie.

Cadáver del águila de Bonelli "Turón" en el lugar de la provincia de Toledo donde fue hallada electrocutada.

La historia se repite, nos lleva a la desesperación: año tras año vemos como parte de las águilas de Bonelli que estamos siguiendo en el campo perecen en estructuras obsoletas que no cumplen con la normativa y que no pasan las inspecciones trianuales a las cuáles están obligadas. No hay que olvidar que los únicos responsables de toda esta pérdida de biodiversidad, estimada en 33.000 rapaces al año, son los propietarios de las líneas eléctricas, ya sean particulares o grandes compañías. Afortunadamente ya han empezado a aparecer sanciones millonarias por no adecuar las líneas con medidas antielectrocución, como podéis comprobar en este enlace:
http://aquila-a-life.org/index.php/es/de-interes/multimedia/descargas/category/13-mas-descargas?download=404:t-s-j-cast-la-mancha-con-ad-sec-2-albacete-sentencia-00350-2017

Dos casos dolorosos y recientes han sido las muertes de “Turón” y “Azul”. El primero es el famoso macho rescatado de Andalucía, que cruzó a Africa, volvió a la Península Ibérica [https://goo.gl/Yqy8B8] y se emparejó en la provincia de Toledo. Para evitar su electrocución corregimos nueve apoyos peligrosos dentro de su territorio con presupuesto del proyecto AQUILA a-LIFE [https://goo.gl/ezCdxc]. Pero desgraciadamente, un transformador escondido en una ribera de una finca privada se llevó por delante este carismático macho de águila de Bonelli a finales del pasado febrero. Actualmente estamos en trámites de corregir este apoyo.

Un Agente Medioambiental de Castilla-La Mancha examina el cadáver del águila de Bonelli "Turón".

El águila de Bonelli “Azul”, nacida en cautividad en 2017 y liberada el pasado verano en la Sierra Oeste de Madrid, fue criada en Ardèche (Francia) por nuestro colaborador y amigo Jean Claude Mourgues (UFCS/LPO). Pues bien, este ejemplar murió electrocutado en el municipio toledano de Barcience el pasado 24 de marzo. Lamentablemente sabíamos que estaba en riesgo: eligió como zona de dispersión juvenil un área "infectada" de líneas peligrosas, tanto de particulares como de compañías eléctricas, que ya habíamos revisado y cuya peligrosidad ya habíamos comunicado a la Junta de Castilla–La Mancha con anterioridad. Los Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha estaban realizando inspecciones en dicha líneas para cotejar su mortalidad y abrir diligencias. Agradecemos su labor e implicación en la lucha contra la principal causa de mortalidad no natural de las rapaces españolas.

Un Agente Medioambiental de Castilla-La Mancha y Virginia Moraleda, veterinaria de AQUILA a-LIFE, junto al cadáver del águila de Bonelli "Azul".

Poste de la provincia de Toledo donde murió electrocutada el águila de Bonelli "Turón".

Poste de la provincia de Toledo donde murió electrocutada el águila de Bonelli "Azul".

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extension de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva, para ayudar a la restauración de los ecosistemas donde habitaba antaño la especie. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazadas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones. El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia).

 

e-max.it: your social media marketing partner