Inicio

Suscribete a nuestro Newsletter

banner biblioteca

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

Miembros de GREFA y la Fundació Natura Parc, ambos socios del proyecto AQUILA a-LIFE, han sido invitados al curso "Impacto de líneas eléctricas en avifauna amenazada: procedimientos de actuación a la normativa", organizado del 25 al 27 de septiembre por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía en el Centro de Visitantes del Guadiamar, en Aznalcázar (Sevilla). Nuestro interés por asistir era obvio, dado que la electrocución es la principal amenaza para la especie con la que trabajamos, el águila de Bonelli, y la experiencia ha resultado ser muy enriquecedora.

Justo Martín imparte la clase “La energía eléctrica y el medio natural”, tras la apertura del curso celebrado en el Centro de Visitantes del Guadiamar, en Aznalcázar (Sevilla).

El grave problema de la interacción de las aves con la extensa red de tendidos eléctricos que recorre nuestros paisajes está siendo hoy en día objeto de trabajo, de muchos estudios y proyectos científicos. De todos es sabido que la electrocución es la principal causa de muerte de las aves rapaces, entre ellas, el águila de Bonelli, la especie a la que estamos intentando recuperar desde el proyecto AQUILA a-LIFE. Si a las electrocuciones le unimos el elevado número de colisiones registradas en los tendidos eléctricos, no debe extrañar a nadie que el problema haya desembocado ha llevado a elevar la problemática a una situación de alarma global, haciéndose cada vez más visible en las administraciones públicas y en la sociedad en general.

Es por ello que la Junta de Andalucía, a través de su Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, sus Agentes de Medio Ambiente, técnicos de la compañía eléctrica Endesa, un miembro de la Vulture Conservation Foundation (VCF) y miembros de AQUILA a-LIFE como invitados externos, se han reunido durante tres días en los que, a partir de compartir experiencias y conocimientos sobre esta problemática, se ha desarrollado un encuentro muy educativo, productivo y alentador.

Clase práctica sobre medidas correctoras, en la que se está mostrando a los asistentes el material aislante que se utiliza para corregir los apoyos peligros y evitar electrocuciones de aves.

Desde AQUILA a-LIFE queremos agradecer a la Junta de Andalucía sus esfuerzos y dedicación, así como el hecho de valorar y ener en cuenta nuestro proyecto y el trabajo que en él se está ejecutando en relación a los tendidos eléctricos peligrosos para las aves. Esperamos que todo ello sirva para abrir nuevas puertas en este largo camino para la protección de las aves y la fauna en general.

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extension de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva, para ayudar a la restauración de los ecosistemas donde habitaba antaño la especie. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

Los asistentes atienden a una de las actividades prácticas realizadas durante el curso, dirigida por el Coordinador Provincial de los Agentes de Medio Ambiente de Cádiz.

De izquierda a derecha, Justo Martín, colaborador de AQUILA a-LIFE, junto con los tres miembros del proyecto que acudieron al cursillo: Marina Tysoe (FNP), Juan José Iglesias (GREFA) y Carlota Viada (GREFA).

El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia).

e-max.it: your social media marketing partner