Hasiera

Suscribete a nuestro Newsletter

Seguimiento de ejemplares liberados

banner curso

Cuanto sabes de aves

Las cuatro águilas de Bonelli trasladadas a Álava el pasado 25 de junio, ya instaladas en su jaula-hacking.

Cuatro águilas de Bonelli fueron introducidas el pasado 25 de junio en una jaula-hacking instalada en la Montaña Alavesa. En pocas semanas se abrirá la puerta del jaulón y estas aves podrán volar libres en una de las zonas de liberación para la especie previamente seleccionadas por el proyecto europeo AQUILA a-LIFE. Hasta la fecha, un total de 25 águilas de Bonelli, todas ellas pollos nacidos en 2019, han sido reintroducidas entre abril y junio de este año en Cerdeña (Italia), la Comunidad de Madrid, Navarra y Álava. En ellas centramos grandes esperanzas para la recuperación de la especie en los territorios donde trabajamos.

Las cuatro aves que acaban de ser trasladadas a Álava han nacido en 2019 el centro de cría de águila de Bonelli de UFCS/LPO en Vendée (Francia) y fueron llevadas recientemente a la sede de GREFA en Majadahonda (Madrid) para su revisión final antes de emplazarlas a la zona alavesa de reintroducción [https://bit.ly/2FIFtMj]. La próxima semana llegarán otras dos águilas de Bonelli a la jaula-hacking de Álava, nacidas en 2019 las instalaciones de GREFA, la ONG que además de coordinar AQUILA a-LIFE funciona como segundo centro de cría del proyecto.

2019 es el segundo año en el que se llevan a cabo liberaciones de águilas de Bonelli en las zonas de reintroducción de AQUILA a-LIFE. Las cinco primeras de la temporada llegaron al Parque Regional de Tepilora, en Cerdeña, a finales del pasado de abril [https://bit.ly/2J6HnqK]. Cuatro de ellas habían sido extraídas o rescatadas de sus nidos naturales en Andalucía oriental, que mantiene una de las poblaciones más importantes de la especie en toda Europa, gracias a un acuerdo de cesión con el Gobierno andaluz. La quinta nació en el centro de cría de GREFA. Próximamente AQUILA a-LIFE enviará dos águilas de Bonelli más a la isla italiana, una nacida también en GREFA y otra cedida por la Generalitat Valenciana, un pollo que ha podido ser rehabilitado tras caerse de su propio nido.

A mediados de mayo, ocho águilas de Bonelli fueron trasladadas a la zona de liberación de la Comunidad de Madrid, en el Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares [https://bit.ly/2X81D0e]. Cinco de ellas procedían de extracciones o rescates en Andalucía oriental y las otras tres del centro de cría UFCS/LPO. A finales de mayo, seis ejemplares llegaban a la zona de liberación de Navarra, en el municipio de Cáseda [https://bit.ly/2X9fIiU]. Tres procedían del centro de cría de UFCS/LPO, una del centro de cría de GREFA y una de desnide en Andalucía oriental.

Momento de la introducción de un pollo de águila de Bonelli en la jaula-hacking de la Montaña Alavesa.

Fase de aclimatación

La mayoría de las aves reintroducidas por AQUILA a-LIFE son pollos de águila de Bonelli de unos cincuenta días de edad. No son liberados directamente en las zonas de reintroducción del proyecto, sino que en la mayoría de los casos son emplazados en un jaulón de aclimatación que hace también las veces de nido artificial, siguiendo el protocolo del método "hacking", habitual en las reintroducciones de aves rapaces.

Estos ejemplares pasan un periodo de varias semanas en esta instalación hasta que sean capaces de volar, con lo que se pretende facilitar su apego a las zonas en la que se liberan. Además, se les ha colocado emisores GPS gracias a la asistencia técnica de un experto del Ministerio para la Transición Ecológica, lo que facilita su seguimiento en el medio natural. En Cerdeña, Navarra y la Comunidad de Madrid ya se han abierto los recintos que albergaban las aves reintroducidas este año, que ahora mismo vuelan en libertad en sus respectivos territorios, y próximamente lo hará Álava.

Las cuatro águilas de Bonelli con destino a Álava, a punto de abandonar la sede de GREFA el pasado 25 de junio.

El equipo de AQUILA a-LIFE en Cerdeña y sus colaboradores, con las cinco águilas de Bonelli que llegaron a la isla italiana a finales del pasado abril.

Águilas de Bonelli en el jaulón de aclimatación del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares (Madrid).

Algunos de los pollos de águilas de Bonelli en el hacking que las alojó temporalmente en Cáseda (Navarra).

La colaboración como sello del proyecto

El proyecto AQUILA a-LIFE (LIFE16 NAT/ES/000235), financiado por la Unión Europea, quiere contribuir a aumentar la extensión de la presencia del águila de Bonelli en el Mediterráneo occidental e invertir su tendencia poblacional regresiva. Para ello se contempla la liberación de ejemplares en España e Italia (Cerdeña), así como abordar las principales amenazas actuales para el águila de Bonelli, con especial dedicación a prevenir y reducir las electrocuciones.

El proyecto AQUILA a-LIFE, que estará operativo hasta 2022, está coordinado por GREFA y también participan como socios la Diputación Foral de Álava, la Fundació Natura Parc (Mallorca), Gestión Ambiental de Navarra-Gobierno de Navarra, ISPRA (Italia) y LPO/BirdLife (Francia). Más información, en http://aquila-a-life.org

 

e-max.it: your social media marketing partner